Últimos temas
» ¡Naruto Legends Abre sus puertas!
Mar Sep 30, 2014 10:31 pm por Kisho

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 2:15 am por Invitado

» Hola a todos
Sáb Sep 13, 2014 3:46 pm por Kizaru

» The Soom Council - Afiliación Normal
Lun Sep 08, 2014 7:18 am por Invitado

» Surprise Rol [Afiliación Élite] - Confirmación
Dom Sep 07, 2014 10:49 am por Invitado

» DUDAS: ¿El foro murió o qué pedo? ¿Y los torneos?
Miér Sep 03, 2014 9:30 am por Mikoto

» The Soom Council - Cambio de élite a Normal
Dom Ago 31, 2014 7:16 am por Invitado

» Strange Land | Afiliación Normal.
Mar Ago 26, 2014 11:54 pm por Invitado

» New World-Afiliación élite
Miér Ago 20, 2014 6:04 pm por Invitado

HERMANOS
ÉLITE
Time Of HeroesFairy Tail Sekai Painful Liberty Crear ONE PIECE SEA CROWN INTERNADO NEBLOOD Bleach: Shadow Of Seireitei Ever After Kingdom

(Flashback) La Dimensión Púrpura

Ir abajo

(Flashback) La Dimensión Púrpura

Mensaje por Archaengel el Lun Mayo 19, 2014 1:13 pm

Los aldeanos, entre gritos de espanto y desesperación, habían encontrado a Jacques cubierto de sangre sólo en el bosque, junto a los cuerpos de su amiga y su abuela. Lo culparon, lo llamaron monstruo e intentaron asesinarlo. El joven escapó escondiéndose en el bosque, pero lo seguían de muy cerca. Cuando estaban casi pisándole los talones, el mago se rindió y cayó sobre sus rodillas, sin saber siquiera por qué intentaba vivir. Después de lo que había pasado, nada podía estar esperándole en el futuro... claramente todo acaba allí. Los pueblerinos lo rodearon, muchos llorando de rabia, otros del susto y unos pocos por lástima. Tras un minuto de discusión sobre qué deberían hacer con él, uno de los hombres desenvainó un machete.
- ¿Acaso es necesario pensarlo? ¡Es un asesino! - bramió, y se lanzó hacia Jacques. Éste lo miró con ojos vacíos, listo para morir, pero el destino le tenía preparada otra cosa. Un destello de luz púrpura brillante cegó a todos los presentes y el joven mago desapareció por completo. Nadie supo nada más de él después de esa noche.


- ¿Dónde estoy...? - Jacques Shieldarm despertó en un lugar completamente oscuro. Estaba acostado en un suelo muy suave y un líquido denso mojaba su cuerpo. Se incorporó suavemente y movió la cabeza intentando visualizar algo en vano. Todo era oscuro. Entonces recordó todo lo que había pasado: su abuela, Kazuyo, el pueblo... todo por su  culpa. Dejó escapar un grito de agonía mientras lágrimas recorrían sus mejillas. Sentía un dolor intenso en el pecho, como un peso o un vacío que amenazaba con terminar con su vida con sufrimiento No tenía lugar en el mundo, ya no había nada.
Una especie de humo púrpura comenzó entonces a salir de su cabeza como si fuera vapor. En él Jacques podía sentir sus emociones, su historia. A medida que se hundía más y más en los pensamientos negativos, el lugar se iba inundando con ese extraño gas. Finalmente se fueron formando hilos más sólidos que bailaron alrededor  del joven formando torbellinos de luz. Estos se fueron entrelazando hasta que formaron una gran puerta.
Tras varios minutos de sollozar, el joven mago se incorporó. Quizá fue la curiosidad inherente humana, quizá porque realmente quería seguir viviendo, pero abrió la puerta dispuesto a cruzarla sin saber del todo por qué. Del otro lado había una enorme habitación también un poco inundada por ese extraño líquido. Al fondo había un trono, y en él estaba sentada una figura masculina.
- No puede ser... - el joven se había quedado sin aliento.
- Bienvenido. Por fin nos encontramos, Jacques. - dijo Papuru, gobernante de la Dimensión Púrpura.

avatar
Archaengel


Datos
Equipo: Katana común y Tatsumaki

Volver arriba Ir abajo

Re: (Flashback) La Dimensión Púrpura

Mensaje por Archaengel el Lun Mayo 19, 2014 3:12 pm

- Tú... - Jacques no podía creerlo. Ahí estaba, en frente suyo, el culpable de todo el dolor en su vida, el que hacía unas horas había asesinado a sus seres más queridos. Lo podía sentir, era él, sin dudas. - ¡Todo es tu culpa!
El joven mago saltó abalanzándose hacia el demonio, pero antes de alcanzarlo fue encerrado por un cubo púrpura que lo rodeó por completo.
- ¡Wow,  wow, wow! No te apures tanto, te acabo de salvar la vida, ¿no me vas a agradecer? - Papuru medía unos dos metros de alto, tenía una larga cabellera violeta y cuernos en la cabeza. Al hablar hacía muchísimos gestos tanto con las manos como con la cara - A ver, niño, escuchame una cosa. Vos... es decir, sí, vos. Vos sos la llave para mi regreso a partir de ahora. Siempre lo fuiste, de hecho, e iba a volver ahora, llega tu abuela, me encierra de nuevo y BAM, ¡esperando otra vez en mi reino! - Jacques gritaba desde su prisión, pero nada se oía - ¿Cómo decís? No escucho muy bien, creo que tengo cera en las orejas. Pero confío en que vos sí me escuchás a mí, así que mirá, las cosas son así. No es que me haya molestado esperar sentado por miles de años, pero me gustaría salir un poco, estirar las piernas, traer caos y agonía a tu raza, en fin: lo casual. Sí, sé que quizá nuestra relación empezó con el pie equivocado, ¡pero estoy dispuesto a sacrificar lo que sea necesario para cambiar eso! ¿Qué me decís?
En una de las paredes del cubo que encerraba a Jacques se abrió de pronto una pequeña ventana. El mago sacó la cabeza.
- Púdrete - dijo, escupiendo. La saliba cayó al denso líquido del suelo, y como aceite en el agua se mantuvo completamente separada de él. Papuru se tapó la cara con una mano y dejó salir un largo suspiro.
- Sí, me imaginé, pero mirá. Hagamos un trato. No es que tengas opción, pero yo tampoco, y seamos sinceros, yo quiero entrar a tu dimensión y vos querés a tus seres queridos de nuevo, ¿verdad? ¡Hey! Hasta podrías ayudarme una vez que cruce el portal. Encontrarme un hotel o algo así, ¿no? - el joven no le contestaba - Okay, voy a ponerlo en otros términos - Papuru hizo un gesto con la mano tras el cual tres esferas púrpura flotaron hacia él. De ellas se escucharon llantos de dolor de voces que Jacques conocía muy bien.
- ¿Qué es esto? ¡Pedazo de mierda, qué es esto!
- Almas. De tu amiga, tu abuela y tu padre. Los tres dieron sus espíritus a mi dimensión para mantenerme acá por más tiempo, una rotura de huevos. A esta altura ya debés saber cómo funciona la Dimensión Púrpura. Uno otorga parte de la Tierra para recibir parte de acá, y viceversa. Digamos que ellos dieron sus almas a cambio de mis ataduras. Obviamente no van a durar mucho, sólo me van a mantener acá por unos años, ¡al fin y al cabo fue inútil! Así que a ver... - el demonio hizo otro gesto tras el cual las esferas se alejaron flotando - Vos me ayudás a pasar y yo dejo ir a tus seres amados, badabím, badabúm, todos contentos. ¿Qué te parece, eh?
Jacques no contestó. Pfft, no podía creerle a un demonio como él, pero por lo menos ahora se había tranquilizado. Pensó las cosas una y otra vez mientras que Papuru lo observaba pacientemente con las cejas en alto. Todos se habían sacrificado por él, pero ahora era su turno de salvar a los demás.
- Está bien... - dijo - Hagámoslo.
El demonio sonrió.
- ¡Buenísimo! - la cárcel que rodeaba a Jacques desapareció, y éste cayó sobre sus rodillas en el tibio líquido que le llegaba hasta los tobilllos. Papuru le extendió la mano - toma mi mano.
- Primero vas a contestarme  una pregunta - exigió Jacques - ¿estamos en la Dimensión Púrpura?
- Sí, obvio. O sea, sí, más bien, te traje acá cuando vi que te ibas a matar. Te necesito vivo, ¿viste?
- ¿Qué pasa si intento suicidarme?, ¿no te cagaría el plan?
- Na. O sea, si morís sí, pero si lo hacés vos y a propósito yo lo sabría y te detendría desde acá. Eso sí, no puedo evitar que otros lo hagan así que te voy a pedir que no hagas cagadas.
Jacques sonrió.
- Entendido - dijo, tras lo cual apoyó la mano en el líquido. Rápidamente formó una esfera que se volvió completamente sólida y la lanzó hacia el demonio. Papuru la esquivó moviendo la cabeza.
- ¿Se puede saber qué estás haciendo?
- ¡Termino contigo! - Jacques movió la mano hacia el demonio tras lo cual el líquido lo golpeó como un látigo. Furioso, Papuru volvió a formar un cubo alrededor de él.
- A ver, escoria, ¿en serio te pensás que vas a ganarme en mi propia dimensión? ¡Puedo controlarlo todo acá! - levantó los brazos y el líquido que cubría todo se elevó formando seres extraños con colmillos y ojos púrpura brillantes. Todos reían y bailaban alrededor de Jacques - ¡Esta es  MI dimensión! ¡Mía! Así que... - el demonio se tranquilizó de pronto - vamos a volver sobre nuestros pasos. No puedo mantenerte por mucho tiempo más, así que vos vas a volver a la Tierra, vas a entrenar la magia que te otorgué y vas a sobrevivir durante los dos años que quedan antes de que pueda volver a usarte como portal, ¿entendés? - Jacques comenzó a reir muy fuerte. Esto molestó mucho al demonio - ¿Qué mierda te pasa ahora?
- Ja, ja, es que me resulta divertido cómo realmente crees que tienes control acá - el joven sintió una funda de espada en su cintura con la mano. Se sorprendió, pero intentó no reaccionar - Claramente tienes el mismo poder que yo. Quiero decir, tú lo controlas mejor, pero tu poder no es ilimitado. Necesitas usarme como portal, la dimensión te ata, la dimensión es superior a ti, tú no la dominas, ella te domina a tí como la Tierra domina a los humanos. Y otra cosa más, ¡ya entendí qué es este líquido!
- ¿Qué decís...?
- Por algo lo pude controlar. Esta habitación es un Vacío en el espacio de la Dimensión Púrpura, pero su materia es este líquido, de esto está formado el universo entero. Por eso necesitas esta habitación, ¡si no me equivoco debe ser el único lugar donde puedes estar sin ser absorbido por la dimensión como si fueras cualquier otro ser! ¡Ahora sé que puedo ganarte!
- ¡¡No seas tan creído!! -  Papuru estaba ahora cegado por la furia, lo que evitó que viera que la bola que Jacques había lanzado antes ahroa regresaba a toda velocidad. Golpeó en la cabeza al demonio y atravesó la cárcel. El joven mago aprovechó ese instante para salir, desenvainando a Tatsumaki.
- ¿Recuerdas esta espada? Tiene tu sangre adentro, y desea volver a su amo. ¡Dejame hacerle el favor!
- ¡Estúpido y descuidado! - Papuru gritó con furia y su tamaño comenzó a aumentar rápidamente. Escamas abarcaron todo su cuerpo y grandes alas salieron de su espalda. En pocos segundos se había convertido en un enorme dragón - ¡Mejor te devoro ahora mismo, va a ser más satisfactorio que volver a la Tierra!

Jacques se sintió intimidado, ya no podría hacerle gran cosa con la espada, pero se le ocurrió una idea. Mientras el dragón se le acercaba comenzó a controlar el líquido del suelo para que flotara en círculos alrededor de la katana a gran velocidad. Pronto había formado un pequeño tornado. Mientras esto sucedía, una puerta se materializó junto al trono de Papuru: el portal a la Tierra.

- ¡Toma esto! ¡Voy a pelear hasta el final! - gritó Jacques, lanzando el tornado con mucha fuerza hacia los ojos del dragón. El mismo aulló, cegado, momento que el joven aprovechó para correr hasta la puerta - Sí, claro, como si valiera la pena morir acá - dijo antes de cruzarla.

Los pequeños demonios quisieron seguirlo, pero Papuru los detuvo.
- ¡Alto! - exclamó, ahora en forma humana - Déjenlo ir, mejor así. Me agarró con la guardia baja y justo después de ser sellado. Más le vale seguir así, que viva. Que viva, y dentro de dos años voy a tener mi venganza. ¡¡Va a convertirse en mi puerta y lo voy a devorar junto con todo su mundo!!

avatar
Archaengel


Datos
Equipo: Katana común y Tatsumaki

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.