Últimos temas
» ¡Naruto Legends Abre sus puertas!
Mar Sep 30, 2014 10:31 pm por Kisho

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 2:15 am por Invitado

» Hola a todos
Sáb Sep 13, 2014 3:46 pm por Kizaru

» The Soom Council - Afiliación Normal
Lun Sep 08, 2014 7:18 am por Invitado

» Surprise Rol [Afiliación Élite] - Confirmación
Dom Sep 07, 2014 10:49 am por Invitado

» DUDAS: ¿El foro murió o qué pedo? ¿Y los torneos?
Miér Sep 03, 2014 9:30 am por Mikoto

» The Soom Council - Cambio de élite a Normal
Dom Ago 31, 2014 7:16 am por Invitado

» Strange Land | Afiliación Normal.
Mar Ago 26, 2014 11:54 pm por Invitado

» New World-Afiliación élite
Miér Ago 20, 2014 6:04 pm por Invitado

HERMANOS
ÉLITE
Time Of HeroesFairy Tail Sekai Painful Liberty Crear ONE PIECE SEA CROWN INTERNADO NEBLOOD Bleach: Shadow Of Seireitei Ever After Kingdom

La ficha de un vago.

Ir abajo

La ficha de un vago.

Mensaje por Kurumishi el Lun Mayo 19, 2014 3:05 am





Kurumishi



Nombre: Kurumishi.


Sexo: Masculino.


Edad: Quince años de edad.


Originario de: Actualmente se encuentra en la Ciudad de Simethis, aunque su procedencia en sí es desconocida (Aclarado en la historia).


Clase: C.


Tipo de Magia: Magia Perdida-Cuerpo Celestial.


Gremio: Serenity.


Descripción Física: Siendo poseedor de un gran atractivo, Kurumishi es irresistible para la mayoría de las féminas que se cruzan en su camino. Las facciones de su rostro son sutiles, con un toque casi femenino; y ni siquiera la extraña cicatriz que surca la mitad de su rostro, que parte desde el parpado inferior de su ojo izquierdo, merma la belleza que posee éste joven.
Sus ojos son de un intenso color esmeralda, de mirada fría, severa y penetrante. Tiene el cabello corto pero a la vez voluminoso. Éste es de color blanco, y en la parte posterior de su cabellera, lleva atada una trenza de quince centímetros que sobresale de su lado izquierdo. También lleva un pendiente de tonalidad carmín en su oreja izquierda.


Su complexión física no tiene nada de extraordinaria. Su cuerpo es tonificado, pero no musculoso, y alcanza una estatura de un metro con setenta centímetros, siendo la mayoría de las veces más bajo que sus homólogos. Cuenta con un peso de sesenta y cinco kilogramos.


Acostumbra ataviarse con vestimentas oscuras, comúnmente negras y ligeras. Mayormente lleva una camiseta negra sin mangas, con capucha y que se cierra en el centro por medio de una cremallera plateada; pantalones negros cuyo ruedo es holgado, aunque ajustado en la cintura para que estos no se caigan. Su calzado también es de color negro, y como el resto de su ropa es muy ligero. Unos guantes color azabache siempre cubren sus manos.
En ciertas ocasiones, normalmente cuando viaja a otro país, su vestimenta sufre unos ligeros cambios. Entonces usa una camiseta también de color negro y sin mangas, que se abre y cierra tal como la que fue descrita anteriormente; pero esta no posee capucha alguna. Sobre la camiseta usa una larga capa negra, la cual no es muy pesada y posee una capucha. Al igual que el resto de su vestimenta esta capa de tonalidad oscura.



Descripción Psicológica: Dado a sus vivencias, Kurumishi tiende ser un individuo muy reservado y hasta veces severo con quienes lo rodean. Sin embargo, es un joven de buen corazón, y aunque no lo demuestra, se preocupa mucho por sus seres amados, más si estos se encuentran en peligro.
No teme decir la cosas tal y como son, aunque esto suele meterlo en problemas y muchas veces suele herir a las personas con las palabras. No obstante, los que lo conocen han aprendido a sobrellevar esta parte de su personalidad, y muchos de ellos saben que las cosas que dice es por el bien demás. Al fin y al cabo es un sujeto realmente sensato y noble.
Es de cólera fácil. Normalmente es un joven tranquilo, que muy pocas veces se encuentra rodeado por sus semejantes. Pero podría decirse que él es como un volcán dormido, que explotará frente a una influencia externa lo suficientemente fuerte y negativa como para hacerlo explotar. En esta situación solamente una persona que sea lo suficientemente cercana a él, o que tenga él suficiente poder, podrá detenerlo.
Es un ser muy perspicaz e inteligente. Aprende rápidamente, y además de esto es muy difícil tomarlo por sorpresa. Incluso en un estado rabia se mantiene lúcido, lo que lo convierte en un rival a considerar a la hora de luchar.
Disfruta de las caminatas nocturnas, sobre todo si está lloviendo. Es amante de los climas gélidos; odia el calor. También le encanta toda clase de comidas dulces, en especial el chocolate. Detesta todo alimento que sea amargo, ácido o que contenga demasiada sal.



Miedos: A las serpientes. No puede ver una serpiente ni en una pintura. Incluso le teme a las que ni siquiera son venenosas.


Historia: Nadie conoce la historia de Kurumishi antes de que él llegara a la Ciudad de Simethis. Solo recuerdan la imagen de un niño, que apenas contaba con ocho años de edad, desplomándose cerca de la entrada del pueblo frente a la mirada del grupo de personas que andaba por los alrededores aquel día.
Las condiciones en que se encontraba aquel infante eran precarias. Su aspecto físico, demacrado y mugriento, daba la impresión que no pasaría de aquel día. Lo habían llevado al hospital de la ciudad, e hicieron todo lo posible para salvarlo, más sin embargo todo dependía de las ganas de vivir que aquel niño poseyera.
Milagrosamente, después de haber transcurrido tres días, el niño despertó de su letargo. Una pareja de ancianos en especial lo habían estado cuidando, y no se despegaron de él hasta que despertó.
— ¿Quién eres, niño? ¿Cómo te llamas? ¿Dónde está tú familia? —Le preguntó el anciano, cuyo nombre era Kyota Kishimoto .
—N…no lo sé —le contestó el infante con dificultad—. Y…yo, yo no lo sé.
Una vez más aquel niño cayó en un profundo sueño. Aparentemente él no poseía recuerdos sobre quien era su familia y mucho menos de quien era él. Estaba solo en la vida, nadie lo cuidaría; y no podía quedarse para siempre en el hospital. Sin embargo, y para su suerte, fue acogido por aquella pareja de ancianos los cuales no pudieron concebir a un hijo. Lo alimentaron, lo amaron y le dieron valores y un hogar; durante dos años él supo lo que era tener una familia y ser feliz.
Pero las cosas buenas, como la mayoría de las veces sucede, duran muy poco. Y fue al culminar uno de los festivales, organizado por el gremio del pueblo: Serenity, que una vez más la desgracia alcanzó a éste infante. Los tres regresaban a su hogar a media noche, cuando fueron atacados por un desconocido en un callejón solitario que la familia usó como atajo. Aquel sujeto aparentemente usaba magia, ya que de la nada sacó dos espadas con las cuales degolló a ambos ancianos en un abrir y cerrar de ojos. Esto fue el detonante que marcó el nuevo camino de aquel niño.
Entonces una extraña energía, de un peculiar y brillante tono dorado, rodeó el cuerpo del infante. Inmerso en una furia incontrolable atacó a aquel sujeto, a quien no le quedó más opción que retroceder y escapar ya que el niño le había dado una buena zarandeada a base de potentes ataques mágicos de los cuales no se pudo defender.


La despedida fue amarga para aquel niño, y desde entonces fue conocido como Kurumishi. Su nombre era un derivado de la palabra Kurushimi, que significaba sufrimiento en japonés, y ya que desde que había ido de un mal suceso a otro, adoptó aquel nombre sin importarle que era una burla por parte de quienes se lo colocaron.
Durante varios meses Kurumishi tuvo una vida errante en la Ciudad de Simethis. No sabía controlar su magia, y por lo tanto causaba estragos a donde iba; sobre todo en los mercados en donde siempre intentaba robar algo de los establecimientos para poder sobrevivir.
El maestro del gremio estaba enterado sobre los movimientos de este chico, y aunque había tardado por las ocupaciones que tenía, decidió intervenir en aquella situación.  Aquella noche la luna era el único cuerpo celeste que brindaba luz. Kurumishi corría a toda la velocidad que daban sus piernas mientras que su perseguidor le pisaba los talones. Fue en cuestión de pocos minutos cuando Kurumishi fue atrapado por el mismo Hakko'sei Raijin.


Entre los dos hubo un enfrentamiento tanto de palabras como de miradas. Por lo sorprendente que fuese, Kurumishi en ningún momento dejó de mirar fijamente a Hakko'sei Raijin, y hasta llegó a faltarle el respeto. Pero éste en vez de acaba con la existencia del infante sonrío, y le propuso enseñarle a controlar su magia y en un futuro entrar a su gremio, si era lo bastante talentoso como para lograrlo.
Kurumishi aceptó la propuesta de Hakko'sei Raijin, y se aplicó a aprender todo lo que el maestro del gremio Serenity pudiese enseñarle. Cabe destacar que aprendió muy rápido a controlar su magia, y cuando esto sucedió, Hakko'sei Raijin tomó la decisión de dejar que continuara su camino por sí mismo.
Actualmente Kurumishi entrena duramente para poder ingresar a Serenity, y también para saldar algunas cuentas pendientes: encontrar al asesino de los ancianos que lo cuidaron por dos años, y encontrar las respuestas de quién era él y donde estaba su familia, el por qué lo habían abandonado y dejado a su suerte.



Alexander Nikolaevich Hell – Seikon No Qwaser.


avatar
Kurumishi


Volver arriba Ir abajo

Re: La ficha de un vago.

Mensaje por Yorugami el Lun Mayo 19, 2014 10:54 am



¡Ficha Aceptada!

¡Bienvenido al foro!


Todo en orden :)
Recuerda que tienes que arreglar una manera de encontrarte con el Guildmaster para ser oficialmente parte de Serenity.


avatar
Yorugami


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.