Últimos temas
» ¡Naruto Legends Abre sus puertas!
Mar Sep 30, 2014 10:31 pm por Kisho

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 2:15 am por Invitado

» Hola a todos
Sáb Sep 13, 2014 3:46 pm por Kizaru

» The Soom Council - Afiliación Normal
Lun Sep 08, 2014 7:18 am por Invitado

» Surprise Rol [Afiliación Élite] - Confirmación
Dom Sep 07, 2014 10:49 am por Invitado

» DUDAS: ¿El foro murió o qué pedo? ¿Y los torneos?
Miér Sep 03, 2014 9:30 am por Mikoto

» The Soom Council - Cambio de élite a Normal
Dom Ago 31, 2014 7:16 am por Invitado

» Strange Land | Afiliación Normal.
Mar Ago 26, 2014 11:54 pm por Invitado

» New World-Afiliación élite
Miér Ago 20, 2014 6:04 pm por Invitado

HERMANOS
ÉLITE
Time Of HeroesFairy Tail Sekai Painful Liberty Crear ONE PIECE SEA CROWN INTERNADO NEBLOOD Bleach: Shadow Of Seireitei Ever After Kingdom

~ An Idilic Journey

Ir abajo

~ An Idilic Journey

Mensaje por Aureos Aetherios el Jue Jun 26, 2014 6:13 pm





En cierto momento llegué a pensar que esta aventura era todo un delirio. Llegué a arrepentirme y volver la vista atrás en búsqueda de aquella manada de guardias que venían tras mi, para que me devolvieran a la confortable vida de antes... Pero ya era demasiado tarde. Probablemente se detuvieron al llegar a la frontera, y como no soy una de las mayores preocupaciones de aquel Reino, seguramente me habrán hecho a un lado en la lista de pendientes. Vueltos a casa.

Entonces, no queda nada más que avanzar.
Pero el camino es tan largo…
Y parece que se extiende ya más allá del horizonte,
Como si llegara al confín de las verdes colinas
y se sumergiera bajo su sombra.
¿Se aventurará la senda en algún bosque?
¿O veré la suerte de la civilización en algún momento?

Por más que frunza el ceño y busque afinar la vista, no veo indicación alguna de ciudad, algo más formal que este... ceñido sendero de pradera.

Ah, pero a la diestra está aquel roble a metros del camino… podría dormirme sosegado bajo él, esperar que la dulce melodía de los pájaros me tiente a dormir…
En lo que menos esperaba, mi propio cuerpo me traicionaba y me dirigía inconscientemente, por inercia de algún deseo inconsciente, al frondoso gigante esmeralda.
— ¡No! — me obligué a detenerme — No puedo dormir ahora. — de hecho, si lo hago, la fatídica penumbra caerá de nuevo antes de que huya hacia algún lugar seguro para dormir, y no quiero verme envuelto en dramas criminales como los de hace un par de noches. Qué decir, tampoco hay mucho lugar donde esconderse en este prado, y la copa de ése roble por cautivante y misteriosa que parezca, no será exactamente cómoda. Mejor avanzar.

Obligándome a continuar el paso, alcancé extenuado la suave brisa de la colina. A mi lado se alzaban irregulares caprichos del terreno, frente a mí la tierra se erguía al cielo. Tomé una enorme bocanada de aire que refrescó mi garganta y nubló mi desidia. El aroma que ésa corriente arrastraba reavivó en mí la melancolía de un lugar que nunca antes había pisado.
Apresuré el paso hacia la cima y ahí me detuve, contemplando el panorama que nacía frente a mí. Un extenso valle decorado en cien tonos glaucos, carmesíes y pardos, por cuyas tupidas hojas la brisa siseaba y arrastraba la fragancia de tierra mojada a mi garganta. Abríase a pies del valle un lago que refulgía al reflejar los rayos del sol, e imitaba el cuadro opuesto a él. Y bajo los míos, la fantasía de una aventura aclamaba que me arroje tan rápido como el viento colina abajo.
La distracción del meticuloso observar de cada punta de aquella obra no me permitió ver lo que yacía al centro del lago
Y cómo obviarlo.
Allí, frente a mi mesmerizada mirada, se encontraba una enorme ciudadela erguida en viejas rocas sobre una isla, al centro del lago.





avatar
Aureos Aetherios


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.