Últimos temas
» ¡Naruto Legends Abre sus puertas!
Mar Sep 30, 2014 10:31 pm por Kisho

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 2:15 am por Invitado

» Hola a todos
Sáb Sep 13, 2014 3:46 pm por Kizaru

» The Soom Council - Afiliación Normal
Lun Sep 08, 2014 7:18 am por Invitado

» Surprise Rol [Afiliación Élite] - Confirmación
Dom Sep 07, 2014 10:49 am por Invitado

» DUDAS: ¿El foro murió o qué pedo? ¿Y los torneos?
Miér Sep 03, 2014 9:30 am por Mikoto

» The Soom Council - Cambio de élite a Normal
Dom Ago 31, 2014 7:16 am por Invitado

» Strange Land | Afiliación Normal.
Mar Ago 26, 2014 11:54 pm por Invitado

» New World-Afiliación élite
Miér Ago 20, 2014 6:04 pm por Invitado

HERMANOS
ÉLITE
Time Of HeroesFairy Tail Sekai Painful Liberty Crear ONE PIECE SEA CROWN INTERNADO NEBLOOD Bleach: Shadow Of Seireitei Ever After Kingdom

Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Mensaje por Ethereal Master el Miér Jun 18, 2014 8:05 pm





Tren Fantasma · Rango: C · Ubicación: Onibus

Los encargados de la estación de trenes y los guardias de seguridad nocturna, han declarado ver un tren a altas horas de la noche, sin estar programado, con las ventanas polarizadas sin dejar ver su interior, pasando a altas velocidades sin detenerse en ningún lado. Muchos han tratado de seguirlo, pero su velocidad es muy elevada y a cierto tiempo terminan perdiéndolo. Se ah colocado un cartel en el tablón avisando de los sucesos a quienes toman trenes a diario y pidiendo a los magos que se crean capaces de ayudar a encontrar la fuente de este tren y averiguar si algo se trama o simplemente es una broma de alguna pandilla de jóvenes.
Cantidad de posts: 8 posts de 10 líneas · Reward:  700 Jewels + Anillo de Edolas



En este post se llevará a cabo la misión "El Saboteador" del Tablón de Misiones Globales para Magos Independientes y estará disponible hasta ser completada.
A esta misión se aplican las Reglas de Trabajos.





avatar
Ethereal Master


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Mensaje por Heihachi Metal Maniac el Vie Jun 27, 2014 9:45 am

El trabajo siempre es un buen disipador de malos ratos, más aún en el oficio de un mago donde se exige extrema concentración. No obstante, el traslado no lo demanda, y por tanto, no sirve para despejar la cabeza.

— ¿Puedes creerlo? —Preguntó luego de contarle a Jin -quien decidió acompañarlo en su trabajo- todo lo que había ocurrido con su madre el día de la carrera. Al joven regordete no le sorprendió lo que había escuchado, así que respondió con un «sí» haciéndolo sonar obvio.

La conversación siguió por un largo rato. Heihachi se quejaba de su mamá, o como él decía: «me cago en mi madre». Su compañero empezó a aburrise al cabo de un rato -no era la primera vez que oía a su amigo hablar de esa forma.

Entre reproches al cielo y ademanes bruscos con las manos, el Maniaco del Metal distinguió a lo lejos la ciudad a la que se dirigía. Se trataba de Onibus, una pequeña metropoli de desarrollo medio que albergaba a todo tipo de artistas. En los viajes que hizo junto a su padre, Heihachi supo -sin verlo por sí mismo- que la ciudad estaba dividida bajo un criterio igualmente artístico. No obstante, nada de aquello le llamó nunca la atención, pues siempre ha considerado al arte como un pasatiempo inútil.

— La estación de trenes debe estar por... —decía con lentitud mientras su dedo se movía lateralmente al frente suyo— aquí. —Fijó su objetivo.

Jin parecía estar entusiasmado de tomar parte en el trabajo de un mago. Jamás pensó que realizaría una actividad como esa, aún cuando siempre supo que su mejor amigo quería trabajar en ello. Él, por su parte, no tenía muchas aspiraciones. Su futuro aseguraba que sería el siguiente administrador de la panadería que su familia encabezaba. De ahí en más, sólo esperaba encontrar una mujer con quién compartir su vida.

— Ni creas que me incluiré en una pelea para ayudarte —habló Jin en tono sarcástico. — Yo sé que no lo harás. —Contestó con una voz más seria, como si de verdad supiera que pasaría. Jin se quedó un poco confundido pero no lo dio a notar.

Unos minutos más de andar y llegaron a la estación.

— Deja que yo hable —le susurró a su amigo por encima de su hombro. — ¡Buenos días, estimable caballero! Vengo a hacerle una consulta acerca de esto —le entregó el papel donde venían los datos del trabajo, mismo que había encontrado en la estación de trenes de Magnolia. El sujeto al que le habló, siendo recepcionista de un módulo de información, reparó pronto en qué se trataba. — ¡Ah!, viene por el trabajo. Como ahí dice, no sabemos nada sobre el extraño tren que pasa a horas de la noche. Lo único en que puedo ayudarle es dándole un pase para que el guardia lo deje pasar a esa hora. —Con una gentileza que sorprendió a Jin, Heihachi aceptó el collar con un papel enmicado que le serviría como permiso.

— ¿Qué fue eso? —musitó Jin cuando estuvieron lejos del recepcionista. Heihachi supo que se refería a su extraña manera de comportarse, es decir, de forma amable. — La labor de un mago demanda ser educado. —Argumentó. Jin dejó escapar una ligera risa, luego comenzó a pensar. ¿Heihachi ama tanto ser un mago que rompe sus propios principios? Sin encontrar aún una respuesta, volteó a ver la cabeza del susodicho, mirándole la nuca al ir caminando detrás de él. Creyó, por un momento, que su amigo de años era un extraño.
avatar
Heihachi Metal Maniac


Datos
Equipo:

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Mensaje por Heihachi Metal Maniac el Sáb Jun 28, 2014 12:30 am

Pasaron la tarde en una habitación cercana a la estación de trenes. Con su bien desarrollada habilidad persuasiva, Heihachi había logrado conseguir aquel cuarto a base de adulaciones hacia una mujer mayor. Estando ahí, el mago se dedicó a dormir. Su amigo, en cambio, no pudo cerrar los ojos.

¿Acaso Heihachi, su mejor amigo desde que tenían trece, seguía manteniendo partes recónditas en él? Era un sentimiento extraño el que abrumaba a Jin. No supo definirlo en ese momento, aunque tenía la idea en mente. Sin embargo, no quiso hacerle caso. Se sentía traicionado.

Él siempre había abierto sus pensamientos, ideas futuras e ideales para quien, en ese entonces, consideraba un amigo entrañable. Nunca le ocultó nada.

Recordar la escena con el recepcionista le provocaba una cerrada de mandíbula inmediata. Después, pensando en lo que contestó: «El trabajo de un mago demanda ser educado», y el tono relajado en que lo dijo, reparó en que no sólo le ocultaba aspectos importantes de su vida, además lo reconocía, implícitamente, de forma hipócrita.

En tanto, Heihachi dormía pesadamente y con las cuatro extremidades bien estiradas, colgando todas desde la orilla de la cama. Jin, que hasta entonces le había dado la espalda para mirar la pared, se giró para verlo. Su mirada se entrecerró, fijando el rostro del mago. Observó a detalle su cabello rojizo, los arillos formando escalones en su nariz y lo mucho que se abría su boca cuando roncaba.

— Imbécil. —Le dijo sin procurar que el tono de voz fuera bajo.

No pasó mucho para que la mujer -dueña de la casa- llegara a interrumpirle el sueño a uno y los malos pensamientos al otro. — ¡Despierta, guapetón, que ya llegó la hora! —La voz altiva, parecida a la de una cantante de ópera, irritó a Heihachi, despertándolo. Su rostro, por malo que suene, parecía el de un asno masticando pasto cuando se levantó. No obstante, ante los ojos de aquella señora, era una hermosura de hombre. — Dijiste que te despertara al caer la noche, pero quién sabe, quizá quieras quedarte ahora que recién te despiertas y estás vigorizado... —la mujer se había acercado al mago, terminando por sentarse con un movimiento sensual al lado de la cabezera de la cama. Heihachi, respondiendo nada, se puso de pie y caminó hasta la salida. Entonces, cuando estaba por abrir la puerta, giró el rostro para ver a la hospitalaria mujer. — Muérete, vieja bruja. —Rebusnó, sosteniendo aún el rostro de burro. Dejó pasar unos segundos y luego mencionó para su compañero: — Vámonos ya, no quiero estar más con esta vieja de los cojones. —La mujer, estupefacta por el repentino cambio de Heihachi, sólo se quedó balbuceando sin sentido en la cama.

— Ahh... ¡Tumbarme un rato era justo lo que necesitaba! —Gritó el pelirrojo, estirando los brazos hacia el cielo y abriéndolos mientras tomaba una bocanada de aire. — Hei... —suspendió Jin, llamando la atención de su amigo— ¿Qué más cambia en ti cuando estás trabajando de mago?

Heihachi no sólo era un experto para deducir mensajes, también lo era para descifrar los comportamientos extraños de las personas que le eran cercanas. Supo, sin pensarlo mucho, que Jin se había molestado o quizá intrigado por lo que pasó en la estación de trenes. — Jin, sé que lo que viste fue raro, como si no fuera yo... —lamió su labio superior antes de seguir; en parte por la sed y en parte por una especie de pequeña duda— Y es justo por eso, cuando estoy en el trabajo no soy yo. Cualquier cosa rara que llegue a hacer es porque estoy fingiendo ser otra persona, ya sabes... lo que llaman «normal» pero que yo considero «aceptable por las ovejas» —una risa se aunó a aquello, y aunque Jin también se carcajeó, no terminó del todo convencido. Heihachi, por otro lado, se creyó la aparente tranquilidad de su amigo. Al ser la segunda persona que mejor lo conocía, le era fácil burlar sus sentidos.

Los dos amigos llegaron con prontitud a la estación. En la puerta de ingreso los esperaba uno de los encargados de la seguridad. Le mostraron el pase y pudieron acceder dentro.

Como quien recibe una noticia inesperada, Heihachi se sorprendió al ver que en el interior ya había otros cinco magos en la espera del misterioso tren. Supuso que a partir de ahora se convertiría en «el tren de la discordia».
avatar
Heihachi Metal Maniac


Datos
Equipo:

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Mensaje por Heihachi Metal Maniac el Mar Jul 01, 2014 5:52 pm

A primera vista era notoria la división en grupos que había en los cinco presentes. Los más cercanos a la entrada eran un par de gemelos, lo cual dedujo por sus facciones iguales y el juego de ropas que llevaban: uno chaqueta roja y pantalón blanco, y la otra chaqueta blanca y pantalón rojo. En la esquina contraria de la pieza -que servía como parada de trenes- se encontraban dos jóvenes charlando, uno con cabello corto negro y un traje del mismo color; el otro con cabello blanco, despeinado, y una playera simple de color azul. Enmedio de ambas parejas estaba una joven con ropa de camuflaje, mirando fijamente las vías, sin parpadear.

— Pero si son una pandillita de raros... —le dijo a Jin por lo bajo, dando pasos lentos pero seguros. Buscó con la vista un lugar dónde tomar asciento, hallándolo detrás de un pilar, cerca de las vías.

— ¡Hey, ustedes! Denme sus nombres —habló el joven de playera azul, quien se había separado de su compañero para caminar hasta aquel pilar. — ¿Te han nombrado encargado del trabajo? —Preguntó, dejando claro que de ser un «no» los nombres no le serían dados. — Sólo quiero socializar, amigo. Ya sabes, estamos todos juntos en esto, je, je —Ante su risa, Heihachi le alzó una ceja como diciendo: «no te considero un compañero». — ¡Vuelve aquí! —Le llamó su compañero, pues había observado la actitud antipática del alquimista. El chico de cabello blanco, dando cuenta de lo mismo, decidió dar media vuelta y retirarse.

— Oye, oye —llamó Heihachi—, ¿Queréis platicar? ¿Por qué no vienes aquí y me cuentas lo que han obtenido hasta ahora? —Preguntó. El chico dudó un segundo, pero al ver el gesto de aprobación por parte de su compañero, decidió regresar y tomar asciento junto al par de jóvenes en el pilar.

— En realidad no es mucho lo que sabemos. Esta es apenas mi segunda noche aquí. Geriko, mi compañero, lleva una semana, y fue el primero en llegar. Por lo que sé, los gemelos llegaron un día antes de mí, y esa chica... —pausó, viendo de reojo a la joven extraña en completa quietud— llegó hoy, unos minutos antes que ustedes. Lo poco que sé es que el tren pasa a velocidades imposibles de alcanzar con la tecnología actual. Nadie ha podido pararlo, ni siquiera mi compañero con su magia de sombras, y eso que es un mago rango B. Lo que se nos ha ocurido es que podemos romper un vidrio o algo y así meternos en el interior del tren, ¿tú cuentas con un hechizo para lograrlo? —preguntó. — Es posible. —Contestó, haciendo emerger algo de tensión. — Mi compañero y yo queremos aliarnos con ustedes. Al finalizar el trabajo repartimos todo equitativamente y... — Ya basta. Yo no comparto ganancias. —Dejó en claro.

El joven, que hasta entonces sólo había mostrado expresiones amables y simpáticas, escupió al suelo y se retiró con el desagrado frunciéndole cejas y labios.

— ¿Qué pasó con el «ser amable»? —Reprochó Jin cuando estuvieron solos. — Lo soy en el trabajo, y esos tipos quieren robarme eso mismo, así que no se lo merecen —argumentó. — ¿Entonces por qué quisiste hablar con él, si no estabas dispuesto a trabajar en equipo? — Sólo le pregunté por la información que habían obtenido, nunca dije nada sobre trabajar juntos. —Al terminar de hablar, giró levemente el cuello, alcanzando a ver cómo el chico trajeado -compañero del otro- lo miraba con profunda atención.

Se sostuvieron la mirada por unos momentos, hasta que el estridente sonido del tren dilatando los rieles hizo respingar los cuerpos de todos.
avatar
Heihachi Metal Maniac


Datos
Equipo:

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Mensaje por Heihachi Metal Maniac el Vie Jul 04, 2014 2:06 pm

Es rara la ocasión en que un grupo de humanos se sincronizan por un mismo fin, más aún cuando entre todos son unos desconocidos. Pero en esas raras ocasiones hay un factor inevitable: las reacciones humanas. Cuando el tan esperado sonido del tren se hizo presente, los pechos de todos los magos se alzaron como si fueran atraídos magnéticamente.

Cada pareja tenía su plan. Aunque sus estrategias estuvieran cruzadas, y por tanto, se perjudicaran unas a otras; no les importó. No quisieron ponerse de acuerdo para hacer un movimiento grupal y ahora tenían que aventurarse a un posible fracaso, que igual los incluía a todos.

Después de unos segundos ensordecidos por el sonido del tren -que era estridente en demasía- hubo una pequeña fracción de segundo en la que el vehículo pasó. Los gemelos activaron unos propulsores escondidos en las suelas de sus zapatos. Salieron disparados en dirección a la parte alta del tren. El chico del traje y su compañero de playera azul crearon una alfombra con magia color púrpura, la cual los llevó igualmente hasta el techo del tranvía.

Mientras se veía imposibilitado de actuar, Heihachi notó que la joven de indumentaria como camuflaje había creado una especie de ballesta. Con esta lanzó una flecha para unirse al tren. — Menudo rollo —susurró justo antes de saltar y atrapar el pie de la última joven.

Jin apenas pudo dar cuenta de lo sucedido. Todas las acciones pasaron frente a sus narices tan rápido como una parvada. Vio vagamente los hechizos de los demás, prestando especial atención al movimiento de su amigo. Lo último que recordó haber visto -antes de que un parpadeo lo borrara todo- fue una sonrisa burlesca y un ademán de que todo iría bien por parte de Heihachi.

Al aterrizar, Heihachi se separó de la chica, quedando entre dos vagones. Su trasero y cabeza se estamparon contra una puerta metálica, causándole un dolor que le recorrió la mayor parte del cuerpo. Su pierna derecha colgaba, pasando por encima de los rieles a tan sólo unos pocos centímetros.

- ¡Su puta madre! -Exclamó con un susto al momento de perder el mareo -causado por el golpe de cabeza- y ver a su pierna a punto de ser destrozada, misma que retiró con un tirón tan fuerte que su cabeza volvió a chocar, atudirdiéndolo. - Ostia...

Después de agitar su rostro por un rato, recuperó la vista clara. «chucu-chucu-chucu», el sonido del tren lo distrajo un momento, al igual que la vibración latente en el vehículo. Entonces, alcanzó a divisar a la chica de camuflaje por el rabillo del ojo. Elevó la mirada y vio que la joven sonreía con un arma apuntando hacia él y el dedo en el gatillo. Heihachi apenas alcanzó a girarse para evitar el primer disparo. Mientras caía de espaldas en otro lado del pequeño espacio que había entre vagones, gritó: — φ ¡Shin no migiude! —Creando, a partir de algunos movimientos con las manos, una coraza de metal en su brazo derecho. Con esta pudo escudarse de los siguientes disparos.

De un salto, la chica se echó encima de Heihachi. El mago evitó la primer patada desviándola con el puño de metal. Intercambiaron algunos golpes con las cuatro extremidades -esquivando todos- hasta que el Maniaco del Metal logró propinarle un puñetazo de acero a la chica justo en el rostro. Por un momento, la joven se vio mareada; y ese instante fue aprovechado por Heihachi para echarla del tren con un empujón de pie. Le apuntó a un arbusto que le cruzó por la vista, así que la joven no sufrió daño mayor.

— Vaya... —musitó con una sonrisa, tratando de respirar tranquilamente. Le pareció gracioso que, tratándose de un trabajo donde la meta era saber la verdad detrás de ese tren, tuvo que preocuparse de ataques por parte de los magos «aliados».

Como no pudo abrir la puerta para entrar a los vagones -y la ventanilla estaba cubierta por una cortina-, se decidió por subir a la parte alta y tratar con otra intersección. Tal fue su sorpresacuando vio que los gemelos se encontraban peleando con el otro par de compañeros. — ¿Así serán todos mis trabajos en conjunto? —Se preguntó con gracia, esperando que todos se cayeran para poder seguir con su investigación.

Los gemelos con vestimentas alternas defendían y atacaban con las mismas espadas. Heihachi contó ocho de estas, pero se las pasaban de mano a mano tan rápido que fácilmente pudo equivocarse. Los otros, en cambio, luchaban con magias lanzables y se cubrían las espaldas en todo momento. Sin duda alguna, los más sincronizados eran los hermanos.

- ¡Hey! ¡Ahí está el otro! -Advirtió la gemela en un grito de guerra. El joven de playera azul se giró para ver a Heihachi, y luego fue alcanzado por un sablazo del gemelo varón.

El corte se clavó en el pecho del chico, cruzándolo desde un hombro hasta el lado contrario en la cintura. Hubo un grito aterrador de dolor. El joven herido se dejó caer y después giró como rodillo -dejando una mancha enorme de sangre- hasta caer a un lado del tren, sobre la incómoda tierra dura. El hermano claramente lo dejó ir, pues tampoco podía asesinarlo.

Heihachi adoptó una postura de pelea ahora que lo habían visto. Los dos gemelos discutían en susurros a quién atacar primero: si a él o al chico del traje. Cuando parecieron decidirse por el segundo, éste se lanzó con una pirueta hacia atrás, cayendo de pie sobre una rama. Su figura desapareció pronto entre las sombras bosquejas de la noche.

— Fuck... —dejó escapar, apretando el labio inferior con los dientes. Los dos hermanos se acercaban a él con seguridad, pues tenían la victoria casi segura. Heihachi tenía la ventaja de haberlos visto pelear, pero no creía que eso le sirviera de mucho.

Unas voces llegaron a su oído. Veía a los gemelos con atención, así que supo que no eran ellos. Además, de alguna forma sentía que aquellas voces venían desde sus pies.

Como si se tratara de un golpe a más no dar, los tres magos fueron víctimas de una corriente eléctrica que provenía del tren. Sus cuerpos se adhirieron al mismo como si trajeran imanes de calzado. Heihachi acabó caído de rodillas y con ambas manos. Los gemelos, por otro lado, lograron sostenerse con la espada clavada y agarrando el mango.

— No te pases. —Gruñó cuando la corriente acabó, escupiendo además un chorro de sangre.

Los tres intercambiaron miradas, viéndose agotados. Un sonido los alertó de que venía una segunda ronda de sufrimiento, así que se lanzaron afuera, sujetándose de lo primero que vieron para evitar una caída fuerte.

El trabajo había fracasado para todos. Heihachi supuso que era la primera vez que lograban montarse en el tren, pues nadie parecía esperarse esos electroshoks.

— Mañana, quizá... —se dijo mientras bajaba del árbol que le salvó de múltiples raspones y golpes. Tenía un largo camino que recorrer para volver a la estación, y pensar que tenía toda la noche para hacerlo no logró consolarlo.
avatar
Heihachi Metal Maniac


Datos
Equipo:

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión Rango C: "Tren Fantasma"

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.