Últimos temas
» ¡Naruto Legends Abre sus puertas!
Mar Sep 30, 2014 10:31 pm por Kisho

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 2:15 am por Invitado

» Hola a todos
Sáb Sep 13, 2014 3:46 pm por Kizaru

» The Soom Council - Afiliación Normal
Lun Sep 08, 2014 7:18 am por Invitado

» Surprise Rol [Afiliación Élite] - Confirmación
Dom Sep 07, 2014 10:49 am por Invitado

» DUDAS: ¿El foro murió o qué pedo? ¿Y los torneos?
Miér Sep 03, 2014 9:30 am por Mikoto

» The Soom Council - Cambio de élite a Normal
Dom Ago 31, 2014 7:16 am por Invitado

» Strange Land | Afiliación Normal.
Mar Ago 26, 2014 11:54 pm por Invitado

» New World-Afiliación élite
Miér Ago 20, 2014 6:04 pm por Invitado

HERMANOS
ÉLITE
Time Of HeroesFairy Tail Sekai Painful Liberty Crear ONE PIECE SEA CROWN INTERNADO NEBLOOD Bleach: Shadow Of Seireitei Ever After Kingdom

[FIC] Cuando la bebida falta, todo se desmadra.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[FIC] Cuando la bebida falta, todo se desmadra.

Mensaje por Mikoto el Dom Jun 15, 2014 3:50 pm

Suoh Mikoto
Cuando la noche cae, usualmente en la mayoría de ciudades y pueblos, las personas salen de sus trabajos después de un largo y agotador día al tratarse de ganarse el bocado de pan el cual se distribuye en casa. No sin antes realizar alguna tarea o hobby que les permita descansar brevemente de sus labores y felicitarse así mismos por otro día de trabajo bien hecho mas aya de si sus jefes de turno les mencionaban eso antes de ir a sus casas. Y claro la gran mayoría de personas iban a parar a tabernas que se abarrotaban en segundos en lo que podría llamarse una "happy hour", un momento del día en donde los cantineros locales venden tanto, que establecen promociones por esos horarios en los que todos toman un pequeño desvió antes de llegar a casa.

Una rutina que mas de uno adopta. Por ello ese día, a esa hora y en ese mismo lugar, donde la historia que hoy contaremos se da, es que se encontraba no solamente los típicos lugareños que frecuentaban aquella taberna llamada "8 Islas", sino que mas de un extranjero si así podíamos llamarles a esas personas que no encajaban entre la muchedumbre de gente. Que resaltaban a simple vista entre los casi monótonos aldeanos, a pesar de que estos estaban prácticamente apiñados entre sí al punto que era difícil ver bien por donde va uno.




Mezclándome entre las personas de la ciudad, *Grrr* , mi estomago reclama atención. Inmediatamente me dirigí a buscar una taberna, encontré una tras pocos minutos de búsqueda.

Un par de puertas al estilo western, se balanceaban hacia dentro y fuera de una cálida cantina. Gritos, música y risas provienen dentro de esas puertas. Un par de pasos y en un instante ya estaba sentado frente a la barra. Gente de lo mas común y corriente hacían presencia, el camarero , un hombre de uno 40 años, estaba limpiando unas garras y me dirigí a él.

-Jefe, una pinta y algo de picar.- dije alzando la mano.

-¡Oh! Un viajero, ¡Oído cocina!.- el hombre tenía una voz bastante aguda que desentonaba completamente con su corpulento cuerpo y basto aspecto.

El tabernero me sirvió la jarra de cerveza con bastante elegancia y me la lanzo deslizándola por la barra, alargue la mano y pare la jarra fría , inmediatamente le meto un buen trago. En ese mismo momento el barman puso un plato con algo de carne y un poco de pescado.

[...]

Mientras comía y me bebía la que ya era mi 3 jarra escuche una voz detrás de mi, me gire para ver de donde provenía y vi a un hombre con una pierna encima de una silla y rodeada de varios marineros ya ebrios.

¡Venid, alegres marinos,
tan fornidos y bravos todos!
venid, atended y os contaré
lo que sucedió en la mar.
¡Ay!, es del sanguinario Pierre Labourant
de quien os voy a contar;
y sobre cómo el galante mago santo
al infierno pronto lo envió.

Metí mi mano derecha dentro de la chaqueta y de un bolsillo interior saque un paquete de cigarrillos, me ponía uno en los labios mientras volvía el paquete al bolsillo interior. Con un chasquido de dedos una pequeña llama encendió el cigarro. Me apoye en la barra mientras miraba a aquellos tipos que tenían una vida racionalmente tranquila.
Tus poderes no fueron hechos para la destrucción. Están para proteger.


avatar
Mikoto


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.