Últimos temas
» ¡Naruto Legends Abre sus puertas!
Mar Sep 30, 2014 10:31 pm por Kisho

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 2:15 am por Invitado

» Hola a todos
Sáb Sep 13, 2014 3:46 pm por Kizaru

» The Soom Council - Afiliación Normal
Lun Sep 08, 2014 7:18 am por Invitado

» Surprise Rol [Afiliación Élite] - Confirmación
Dom Sep 07, 2014 10:49 am por Invitado

» DUDAS: ¿El foro murió o qué pedo? ¿Y los torneos?
Miér Sep 03, 2014 9:30 am por Mikoto

» The Soom Council - Cambio de élite a Normal
Dom Ago 31, 2014 7:16 am por Invitado

» Strange Land | Afiliación Normal.
Mar Ago 26, 2014 11:54 pm por Invitado

» New World-Afiliación élite
Miér Ago 20, 2014 6:04 pm por Invitado

HERMANOS
ÉLITE
Time Of HeroesFairy Tail Sekai Painful Liberty Crear ONE PIECE SEA CROWN INTERNADO NEBLOOD Bleach: Shadow Of Seireitei Ever After Kingdom

Relajándose en la Taberna [Primero Hawke, luego Libre]

Ir abajo

Relajándose en la Taberna [Primero Hawke, luego Libre]

Mensaje por Kyrios Spatha el Dom Mayo 25, 2014 10:26 pm

Ah... De modo que eso era Simethis...

Lo cierto era que era la primera vez que Kyrios estaba en una ciudad tan bulliciosa y no podía evitar que se le hiciese extraño: Acostumbrado como estaba a los pequeños pueblos y a sus queridos bosques, aquella ciudad se le antojaba verdaderamente titánica. Veía casas por todas partes, gente caminando de acá para allá sin sentido aparente, enormes máquinas expulsando sus vapores al cielo... Era casi, casi, como si la propia ciudad estuviese viva y él no fuese más que una hormiga presenciando un enorme titán despierto hacía ya tiempo.

Decir que en cierto modo le maravillaba habría sido quedarse corto, pero lo cierto es que nadie lo habría dicho por la expresión en su rostro. Quizá era aquella una de las pocas veces que el rostro de Kyrios estaba al descubierto: Los cabellos dorados caían libremente por sus hombros y espalda mientras que los ojos de un profundo azul aquilino estaban fijos al frente, su sonrisa de seguridad en el rostro grabada a fuego. Veía mucha gente, pero cabía indicar que él fuera posiblemente el que iba vestido de forma más particular, no en vano, no solía quitarse la armadura y, al margen de no llevar su casco puesto, parecía más un soldado que cualquier otra cosa, caminando por las calles. No le pasaron desapercibidas en absoluto las miradas de algunos de los que paseaban, incluidas muchas señoritas, pero, por desgracia, no tenía demasiado tiempo para perder en aquel momento.

Estaba sediento y no había comido desde que había cazado aquel jabalí hacía 6 horas. Se merecía un buen plato de lo que fuera. Eso, y esperaba encontrar compañía. La dulce compañía... Eso sí era algo que echaba de menos.

Cuando entró a la posada, abriendo la puerta de par en par, el bullicio se hizo todavía más patente, pero quedó en inmediato silencio cuando su enorme figura entró en el lugar. Sus ojos de águila miraron a uno y otro lado antes de avanzar hacia una de las mesas, donde apoyó su yelmo, espada y escudo, sentándose en la silla y cruzándose de brazos tranquilamente. Una vez estuvo en una posición adecuada, ojeó, buscando a la persona que debía atenderlo, pero parecía que estaba ocupada atendiendo otras mesas. Oh, bueno...

Eso no significaba, sin embargo, que las vistas fueran malas. Debía admitirlo, si una ventaja tenía esa ciudad, eran las hermosas señoritas que allí había. Kyrios estuvo ojeando durante un tiempo hasta que una se acercó y, cuando lo hizo, extendió su brazo, atrayéndola hacia él para sentarla en su regazo. Era menuda (aunque, comparado con él, casi todas lo eran), pero eso sólo la hacía más adorable.


- Hola, preciosidad... Disculpa, pero soy nuevo en el pueblo, así que estoy un poco perdido... ¿Me puedes decir dónde has estado toda mi vida? No recuerdo haberte visto en mis sueños...


Se le daba bien, muy bien. No era de extrañar que las mujeres lo adorasen, después de todo era un tipo la mar de majo, además de ser un especimen que muy pocas podrían rechazar, pero no quería que la chica se sintiese incómoda. Si veía que así era, la soltaría. Aunque debía admitir que siempre era un poco... agresivo en su forma de aproximarse a una dama. No porque fuese violento, sino porque no tendía a cortarse un pelo. En cierto modo.
avatar
Kyrios Spatha


Datos
Equipo: Nemea y Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Relajándose en la Taberna [Primero Hawke, luego Libre]

Mensaje por Hawke Ackerman el Lun Mayo 26, 2014 7:08 pm

Había viajado mucho. Ni bien le pareció que ayer estaba en Crocus, ahora no tenía ni pizca de idea de donde había llegado, pero sin duda era una ciudad enorme. Sonrió para sí misma mientras sujetaba un pequeño bolso contra su pecho, apretándolo contra el vestido de terciopelo rosa que llevaba, lleno de velos en tonos amarillos. Sonreía porque, si bien se encontraba ligeramente confundida, tenía la oportunidad de estar en un lugar nuevo, sin precedentes para ella.

Ah, es que nunca había visto un lugar así antes. Y eso que había viajado mucho, desde muy lejos y por todos lados. Al menos, casi todos lados.

Suspiró mientras estiraba los brazos, buscando con la mirada alguna posada donde poder pasar la noche. La mayoría lucían acogedoras, pero eran pocas, casi toda la ciudad parecía un sinfín de edificios industriales donde no la dejarían pasar la noche. Al menos, eso creía.

Paseó a paso lento, mirando con interés las casonas de colores pasteles que se erguían frente a ella, como si supieran que eran diferentes al resto del paisaje y no temieran serlo. Aunque todas estaban fuera de su presupuesto.

Arrugó la nariz.

No quería pasar otra noche a la intemperie, menos cuando finalmente había dado con una ciudad. Pero supuso que tampoco podía forzar su bolsillo, y no ganaría dinero tan fácil de un momento para otro.

¿Dinero fácil?

Pensó con media sonrisa, dejando caer sus bolsos en medio de la concurrida calle. Aclaró su garganta, cosa que no necesitaba, y comenzó a cantar lo primero que se le vino a la cabeza. No estaba segura de si era una canción, pero no sonaba mal, todo lo que cantara iba a sonar bien de todas maneras. Era el DS del sonido, después de todo, las vibraciones y ondas eran lo suyo.

Sonrió de medio lado con el dinero en la mano. Incluso tenía de sobra para comer algo, y así como lo pensó, entro en una taberna en busca de algo que saciase su apetito. Se apoyó en la barra y ordenó, con una sonrisa, una cerveza de mantequilla y un emparedado de verduras, que llegó a la orden. Dispuesta a darle un bocado, abrió la boca solo lo justo y necesario, para luego cerrarla abruptamente al ser jalada. Frunció el ceño, confundida, y observó al hombre en el cual estaba sentada -Lamento decirle que también soy nueva por estos lados.- Respondió, con una genuina mirada de inocencia.

Carraspeó, acomodándose y le sonrió de medio lado -Uh, caballero, realmente espero no ofenderle, pero no pienso que sea bueno para mí comer encima suyo.- Murmuró, para luego bajarse y sentarse en otra silla, tomando la jarra de cerveza con ella -Pero si compañía es la que desea, me presto al servicio.- Y dicho eso, dio un sorbo a su bebida.
avatar
Hawke Ackerman


Volver arriba Ir abajo

Re: Relajándose en la Taberna [Primero Hawke, luego Libre]

Mensaje por Kyrios Spatha el Lun Mayo 26, 2014 7:24 pm

- Puedes estar tranquila, preciosidad... Puedes comer donde quieras. Encima mío. A mi lado. Debajo... Donde gustes. Para eso eres una dama. Y yo un caballero.


La sonrisa de Kyrios era más que evidente. Le gustaba cómo reaccionaba esa chica, inocente pero con una extraña fuerza en su interior. No sabía de dónde provenía, pero siempre había tenido talento para distinguir a aquellos que estaban fuera de lo común, debía decir que esa era una de ellas... La jovencita bebía, sentándose a su lado, en un pequeño taburete, si bien le hubiese gustado seguir sintiéndola encima suyo (pues era atractiva y él no dejaba de ser un hombre), podía entender su necesidad de espacio. Eso, y las conquistas más dulces siempre eran aquellas que requerían un cierto esfuerzo. Sí, le gustaba.


- Perdóname, preciosa, soy yo el que no quería ofenderte, pero, si me lo permites, diré que no es culpa únicamente mía. No se puede ser tan hermosa y esperar que no queramos algo más. Después de todo, somos hombres. Somos presa de nuestros instintos... Incluso los que se esfuerzan por aparentar no serlo.


Desde luego, no era su caso. ¿Qué sentido tenía ocultar su naturaleza? Cuanto antes lo aceptasen y se diesen cuenta de que no había razón, ni recompensa, en escapar de sí mismos, antes evolucionarían... Pero, por supuesto, era su manera de pensar. No es como si pudiese imponerla a nadie más. No era su estilo.

Cuando la jovencita bebió, pues, Kyrios la imitó. Sintió la cerveza deslizarse por su garganta, fresca, y no pudo evitar golpear la mesa con la jarra cuando la dejó caer tranquilamente, llevándose la mano a la boca para limpiar el rastro de espuma que había quedado. Poco elegante, quizá, pero más honesto imposible.


- Pero dejemos esos asuntos de lado... ¿Qué trae a una criatura tan hermosa por estos lares? Habría jurado que las puertas del cielo no se encuentran por aquí cerca. Claro que, viendo el panorama... Puede que me equivoque...
avatar
Kyrios Spatha


Datos
Equipo: Nemea y Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Relajándose en la Taberna [Primero Hawke, luego Libre]

Mensaje por Kyrios Spatha el Jue Mayo 29, 2014 11:05 am

- Tema en suspenso -
avatar
Kyrios Spatha


Datos
Equipo: Nemea y Omega

Volver arriba Ir abajo

Re: Relajándose en la Taberna [Primero Hawke, luego Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.